San Antonio 2019 (Villaverde/Careñes)



José Manuel Fueyo Méndez

Cuando me piden que escriba algo para los folletos o libritos que se hacen con motivo de las fiestas, suelo comenzar alabando la labor de las comisiones de fiestas por su trabajo, que suele generar más críticas que alabanzas. No sé cómo son las cosas aquí, pero, así como en alguna de las parroquias en las que estuve había vecinos que se escaqueaban y no colaboraban de ninguna forma, en otras incluso los vecinos que no iban por la fiesta ese año, por haberles muerto algún pariente, aportaban la cuota como los demás. ¡Y así debe ser! En vuestro caso alabo también el hecho de que os hayáis unido dos parroquias para celebrar a San Antonio. Sin despreciar a San Pedro ni a Santa Cecilia, no cabe duda que el santo paduano es el más popular, quizá porque sus devotos acuden a él para las cosas más variadas, desde recuperar objetos perdidos, hasta encontrar la pareja ideal para la vida. Vengo precisamente de la parroquia de Cangas, en la que se celebraba por todo lo alto a San Antonio y hay mucha gente allí que presume de ser devota del santu. Alguna vez les dije que una cosa es ser devotos de la fiesta del santu y otra muy distinta ser devotos del santu y que lo lógico es que el devoto de un santu conozca su vida y procure imitarle, al menos en alguna de sus virtudes. Y alguna vez le dije también a alguno que, si nosotros hubiéramos vivido en el siglo XIII, o San Antonio hubiera vivido ahora, y le hubiésemos tenido  de vecino, quizás no lo hubiéramos soportado, o le llamaríamos friky, o loco...Siempre de salud precaria, al parecer el hombre no pasó de los 36 años, pero, aunque no logró llenar la vida de años, sí llenó sus años de vida. De gran talla espiritual, lector y estudioso consumado de las Sagradas Escrituras, orante entregado, predicador celoso, fue a la vez un religioso con los pies en la tierra, solidario con los menesterosos, defensor de los débiles y valiente para enfrentarse a los poderosos. Pero, en fin, estoy derivando hacia el género homilético y en este foro procede más referirse a la folixa, aunque poco puede el cura decirte de la folixa que tú no sepas. En el umbral de los sesenta tacos me cabe decirte, paciente lector-a, que me tocó vivir y disfrutar de fiestas y romerías con diversos tipos de personas: jóvenes y mayores, solteros y casados...y, ni que decir tiene, así como hay gente que se "enrolla bien" y disfruta sanamente de las romerías con familiares o amigos, hay otros que no saben celebrar las fiestas, si no es haciendo el "burro". Se entiende que a unos les guste más el baile que a otros, se entiende que unos prefieran prao y otros discoteca o pub, se entiende que algunos romeros pasen de música y prefieran jugar la partida o ver el partido por la tele...pero lo que no hay manera de entender es que algunos no sepan celebrar la fiesta, si no es con borrachera o tirando de farlopa. Un día todos podemos pasarnos de frenada, pero quien lo tenga como norma debería hacérselo mirar. Espero que no sea tu caso, hermano-a, y a ver si procuras que este año tengamos la fiesta en paz. En todo caso, que San Antonio nos guarde.                                                                      



Comentarios

Entradas más populares de este blog

Curso nuevo, Vicios viejos

San Juan 2019 (Castiello)